Mujeres de Ojos Grandes

martes, 16 de octubre de 2007

 

MUJERES DE OJOS GRANDES.
Enviado por:
BOAL.
Arqueología - V Bloque.


… “La tía Daniela se enamoró como se enamoran siempre las mujeres inteligentes: como una idiota”…
Mastretta, Ángeles


Para muchas mujeres que en este momento están leyendo, el titulo ya les traerá a la mente alguna de las novelas, que la escritora mexicana Ángeles Mastretta ha creado, ¡por fortuna!, dedicadas hacia nosotras, pero no niego la idea, que en algún desliz, uno o varios hombres, hayan tenido el atrevimiento o curiosidad de leerlas; otras, no tendrán la mínima sospecha a lo que me refiero, si es así, les recomiendo muy especialmente que se atrevan y si en alguna ocasión tienen entre sus manos alguno de sus libros, no desaprovechen la oportunidad de hojearlos, no se arrepentirán!

Pido una disculpa para la autora, por tener la osadía de plagiar el titulo de una de sus obras, pero más que un robo, es un préstamo, un homenaje, no sólo para ella; sino para todas las mujeres.

Este articulo esta dedicado para todas nosotras: mujeres que trabajan, luchan, lloran, ríen, que aman, mujeres que se dedican a las labores del hogar, mujeres de oficina, estudiantes, mujeres que en una o mas ocasiones han llorado por algún amor perdido; mujeres solteras, casadas, divorciadas, aguerridas y como dijera Joaquín Sabina, mujeres puñal, mujeres de guerra, en fin todas nosotras, mujeres de ojos grandes…

Platicando con mi abuela, en una tarde xalapeña, en esas, donde la lluvia nos limpia el corazón; me narraba como fue su vida. Una mirada melancólica asomaban sus ojos, gritando entre sus ventanas del alma, lo que fue y lo que ya no será; y es que en muchas ocasiones (la mayoría de las veces) las mujeres nos pasamos la vida recordando, viviendo y tocando el futuro con los sueños. Pensando en las mieles y sin sabores de cosas que tenemos por hacer, preocupaciones, anhelos por realizar, cosas…ese es el misterio que engloba a las mujeres. Porque no es raro escuchar con frecuencia ¿quien entiende a las mujeres?

Como les decía…no paraba de llover, signo de que la plática sería larga.
Mientras tomaba un sorbo de café, note que de repente, su voz, se había tornado en un vacío; entonces voltee la mirada y fue cuando la ví: estaba ahí, absorta en sus pensamientos, enseguida notó mi rostro curioso y empezó a recordar, aquellos años de juventud, de casada, cuando quería destrozar al mundo en mil pedazos y comérselo en un plato de pipian, aquella época de los años 40´s , siempre recordaré muy bien lo que me dijo: “ay hija, como cambia el mundo, pero nosotras las mujeres, seguimos en la misma lucha”; y que razón tiene, gira y gira el mundo y nosotras paradas casi en el mismo lugar, no niego hayan cambios, aunque a mi parecer muy pequeños, pero lo que si ha cambiado y va en aumento, son esas ganas de luchar, salir adelante, como todas aquellas mujeres que deciden salir de su hogar para brindar un mejor futuro a sus hijos; porque en lo que siempre pensamos, es en el bienestar de la familia, si ellos están bien, nosotros mejor.

En ocasiones hay madres que se olvidan de sí mismas, prefieren tener todo listo en casa para que su esposo y sus hijos encuentren lo que necesitan a su llegada, olvidan lo que les gusta hacer o lo mucho que nos encanta vernos atractivas, todo por ellos, por amor. ¿Quién no tiene en su casa a una guerrera, o alguna vez no la tuvo? Aquella madre abnegada, que hace todo lo posible para dar lo mejor de ella misma sin pedir nada a cambio. Así, ya sean madres que se dedican al hogar o madres trabajadoras, de la misma manera se les puede llamar mujeres tenaces, inagotables, mujeres que pelean con la vida, Y POR LAVIDA, QUE EN MAS DE UNA VEZ, NO ES LA SUYA.

Hace varios años, comenta mi abuela, tuvo la necesidad, de salir de sus labores cotidianas de ama de casa, para trabajar por sus hijos, “sentí mucho miedo y angustia por dejar a mis hijos, además me sentía incapaz de hacer algo, entonces me acordé de los dolores de parto que sufrí por mis once hijos y me dije ¡como no voy a poder¡, nada puede sufrirse más que eso”, fue entonces que decidió lanzarse así, y luchar por quienes mas quería; así como ella hay muchas mas historias de mujeres, que por miedo no se atreven, no solo a trabajar, sino también a hacer otras actividades por ese miedo mal infundado. Es ese miedo con el que muchas de nosotras crecemos, miedo a sobresalir, miedo a lo que puedan decir los demás, miedo de no poder alcanzar lo que deseamos, miedo a ser nosotras mismas, inclusive miedo al rechazo por el simple hecho de querer desarrollarnos. En esta sociedad mexicana, aun hay muchísimos tabúes, acerca del rol que desempeña o “debe” desempeñar la mujer; un ejemplo que se puede observar, en nuestra vida cotidiana es que, desde pequeñas se nos inculca: las niñas se visten de rosa, juegan con muñecas, juegan a la “comidita” o “al papá y la mamá”, son clásicos juegos de infancia que nos llevan de la mano para en un futuro desempeñar un rol. Muchas veces vemos estos “juegos”, como eso, simple juegos, cosas sin importancia, pero que a través de los años y como va pasando el tiempo, crecemos con esta concepción: “mujeres para cocinar, criar hijos y servir a nuestra pareja”.
La educación o la formación con la que crecemos las mujeres en este país es inadecuada, desde el momento en que se nos asigna un rol para desempeñar, se nos cierran las puertas en trabajos por ser mujeres, cuando nos “convertimos” en señoritas a partir de los quince años y debemos de actuar como tales, “no sabemos conducir un automóvil”, nos acosan en la calle porque al salir con una minifalda o con escote “provocamos” a los hombres, hay muchísimos mas ejemplos que a todas nos han sucedido y limitado en ocasiones; necesitamos poder salir a la calle con confianza y sentirnos parte del equipo que formamos todos los seres humanos: esa es la libertad que queremos, libertad y equidad, no igualdad, porque es obvio que no somos iguales: hombres y mujeres, cada quien tiene diferentes actitudes, habilidades y defectos, ninguna persona en el mundo es igual.

Pero que atrevida es aquella mujer, que rompe con estas reglas y decide hacer algo más con su vida, alguna actividad en la que ella se siente una mujer inteligente y con capacidad.
Una mujer inteligente e independiente en ocasiones es una mujer que da miedo a los hombres, esto se debe a que una mujer inteligente impone mucho, no es fácil de manipular, ni de engañar, ni de someter.
Una mujer inteligente necesita a su lado a un hombre igual, que esté a su altura, por eso muchos huyen cuando se dan cuenta que no llegan ni a la suela de los zapatos. Además se da el caso de que hay hombres que al momento de escoger una pareja para el resto de sus vidas, prefieren a mujeres con un coeficiente intelectual menos elevado, que simplemente se ocupe del hogar que planean formar.

Como decía, hay mujeres que salen de sus hogares para trabajar, pero en muchos casos se debe más a la necesidad que por convicción; y en el segundo caso, muchas veces nos cuesta la vida en pareja. No porque, no tengamos tiempo o por que no deseemos compartir con alguien, pero a menudo se escucha de mujeres que pierden a su pareja debido a que éste no comparte la idea que una mujer pueda escoger su destino, decidir que antes de ser madre, quiere ser mujer; no digo que todos los hombres piensen esto, pero son muy pocos los que entienden que una mujer es mas que una “muñeca de servicio”. También se conocen, por supuesto, parejas que saben equilibrarse y viven una unión feliz, esto se debe a un gran esfuerzo y al amor que se profesan.
Amar a una mujer no es fácil, se necesita un pleno conocimiento del otro y un gran conocimiento de una misma, y un gran deber de seguir nuestras convicciones.

¿Que mujer no ha vivido el desamor? Creo que todas lo hemos experimentado una o mas de una vez, y las que no, no se preocupen algún día lo sentirán…pero esta o estas experiencias también nos demuestra que somos mujeres fuertes. La causa más vivida es la infidelidad, ese veneno que nos hace perder todo en un momento, porque no solo perdemos al amor de nuestra vida, sino hace perder la confianza en una misma.
Cierto día platicando con una nueva amiga, me contaba su experiencia en este mal de amores, “imagínate, terminar una relación después de dieciocho años me dejo devastada”, en ese momento me sentí un poco preocupada, son tantas las historias de desamor que conozco, y con mi propia experiencia, me sentí confundida, es que ¿ya no existe el amor verdadero? Entonces terminó la frase: “todos esperaban que me quebrara”, pero no fue así, ella decidió salir adelante, empezar a trabajar después de tanto tiempo, por su hija y por ella misma; fue algo que ella siempre quiso hacer pero debido a la entrega por su familia no lo hizo. Ahora después de un año, se le ve muy tranquila, muy feliz, porque vive lo que ella decide. “Mi familia, mis amigos, todas las personas que me rodean, pensaron que lloraría por mucho tiempo”, mi fuerte amiga, me comenta, que no es tarea fácil salir adelante después de perder un amor, pero tampoco fue difícil reponerse, lo principal es pensar en una misma, analizar lo que se quiere y trabajar para alcanzarlo. Fue en ese momento que se sintió feliz, después de tanto tiempo, de ceder y dar toda la vida sin pensar en ella.
Por todo esto y muchas mas situaciones, reitero, lo mas importante es seguir nuestras intuiciones, lo que realmente deseamos; actuar como otros quieren vernos, nos lleva por el camino equivocado y sobre todo a cometer muchos errores, lo mejor es ser quienes queremos ser, hacer lo que deseamos hacer y caminar con ese sexto sentido que se nos concedió a todas nosotras.

Dijo-“se me antojan unas gorditas de maíz”, mis sentidos viajaron y recordaron cierta tarde de julio, cuando en el rancho de mi tío, las mazorcas de elote, están listas para morder, como sonrisas perfectas; recordé a mis tías y abuela palmeando y palmeando para lograr con tanta facilidad una forma perfecta en la masa, redondas…fue entonces cuando observe por primera vez, vi a una mujer parir, como lo hacen en algunos lugares donde no hay hospitales, o por otras razones las mujeres deciden dar a luz con la ayuda de una partera; sabemos que esto puede ser riesgoso, porque en ocasiones el alumbramiento se complica, pero sin importarles nada, muchas deciden realizarlo así, es entonces cuando yo pienso que las mujeres son muy fuertes, creo que desde esta ocasión veo a la mujer como poseedora de fuerza, en algo que para muchos estamos adaptadas para hacer, pero no es fácil, se necesitan muchas agallas y voluntad. Por diversas razones en circunstancias desagradables se nos olvida ese instinto, ese ser natural del que estamos hechas, esa característica especial, que solo nosotras tenemos; y es cuando me pregunto porque no tenemos siempre en mente que somos mujeres de valor, que no necesitamos mas que desear y esforzarnos por ser mujeres felices, libres, plenas.

En los medios de comunicación, en la calle, por todas partes, nos enteramos de mujeres que son maltratadas de una u otra manera y a veces hasta las juzgamos o criticamos por permitir esos agravios; pero no nos ponemos a pensar que son mujeres con un gran coraje, soportan situaciones que otras tal vez no soportarían, hasta en el momento de ser una mujer maltratada, se demuestra que nosotras somos mujeres audaces, no estoy diciendo que lo permitamos, solo resalto el hecho de la fortaleza hasta en escenarios adversos e increíbles.

Debido a la ignorancia, machismo, costumbres familiares, o lo que esta “bien” visto por la sociedad en la que vivimos, muchas de nosotras, nos desarrollamos como otros quieren que nos veamos, acatando reglas absurdas, y nos pasamos la vida “haciendo lo correcto”; ¡pero ya basta!, es el momento de desgarrar todas las ataduras que nos impiden ser libres, que no nos permiten seguir nuestros ideales.
Es necesario, confrontar al mundo con pies firmes, con valentía, coraje y sobre todo orgullosas de ser parte del sexo femenino, el arma que tenemos: es ser nosotras mismas, porque el simple hecho de ser mujer, implica fortaleza, valor y porque no?, amor…una mujer de ojos grandes es aquella que se guía por sus convicciones.


1 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola, me encanto la forma como kuestras una de las tantas caras de la vida diaria de nosotras las mujeres, sigue escribiendo, ya que creo que es importante que se hable mas a cerca de nosotras las mujeres y de todas las dificultades que enfrentamos en nuestras vidas. gracias.