La Navidad y sus Curiosidades

lunes, 24 de diciembre de 2007

0 comentarios Enlaces a esta entrada  

La Navidad y sus Curiosidades



Todos sabemos que la Navidad es una fecha esperada por millones de personas en todo el mundo; pero, solamente las personas ordinarias somo quienes anhelamos su llegada, o alguien mas lo desea

La Navidad, se trata de una celebración de carácter familiar pero...


¿qué sabemos relmente de su historia?

¿Cual es el verdadero sentido de la Navidad?

¿ha sido siempre tal y como la vivimos hoy en dia?


Un poco de su Historia:


El día de Navidad aparece en Roma en el documento llamado "Cronógrafo Filocaliano" que data del año 336. Tratándose de un calendario litúrgico parece cierto que la indicación no sea una simple muestra histórica sino el dato de una fiesta en cuanto se considera que las demás fiestas parten del 25 de diciembre.


Los romanos celebraban fiestas y ritos a sus diferentes dioses, los días del 17 al 23 de diciembre. El día 25 era la fiesta pagana del Sol. El 19 de diciembre era el día más importante, ya que se celebraba una gran fiesta en honor a Saturno, dios de la agricultura. Con una duración de siete días, de banquetes y bebidas, los romanos le pedían bienestar a su dios.

Al mismo tiempo, se celebraba en el norte de Europa una fiesta de invierno similar, conocida como Yule, en la que se quemaban grandes troncos adornados con ramas y cintas en honor a los dioses para conseguir que el sol brillara con más fuerza. Fuera de Roma, en África por ejemplo, el Nacimiento de Cristo es atestiguado ya por Optato de Milevo (360 ad) festejando también la adoración de los magos el 25 de diciembre.


En Oriente la fiesta de la Natividad comienza aparecer al final del siglo IV; y en el año 380 Gregorio Nacianzeno la introduce en Constantinopla.Un discurso escrito por San Juan Crisóstomo, que data del 20 de diciembre, relata que el 25 de diciembre del año 386 se celebra por primera vez el Nacimiento como fiesta distinta de la Epifanía (del 6 de Enero), fiesta que provenía de Roma. Pero...



¿realmente el nacimiento de Cristo fue el 25 de diciembre?

Según estudios de científicos y eruditos exégetas el nacimiento de Jesús fue entre el 15 de abril y el 20 de mayo.

Según la tradición que encontramos en el tratado Solstitis et aequinoctitis (s. IV), Jesús sería concebido en el mismo día y mes en que sería muerto, es decir el 25 de marzo; por lo tanto el nacimiento caería el 25 de diciembre.

También la fiesta por excelencia del sol fue el solsticio de invierno en cuanto representaba la anual victoria del sol sobre las tinieblas y caía el 25 de diciembre. El Cronógrafo señala el nacimiento de Cristo, 25 de diciembre, el mismo día en que el calendario civil señalaba la celebración del Natalis Invicti. Inspirada por las escrituras y por las circunstancias ambientales, la simbología de la luz y del sol como referencia a Cristo fue muy desarrollada y consagrada por los cristianos.

Navidad Actual.


Las "blancas y dulces Navidades", Ironicamente, son las fechas durante las cuales existe un mayor número de accidentes e incidentes violentos, pero en fin.

Las tiernas y emotivas celebraciones navideñas, las gozosas y costosas fiestas en torno al portal de Belén; bien poco tienen que ver con el originario mensaje de la Navidad.

Pero afortunadamente, detrás de esa gran actividad comercial e intercambio de regalos queda lo más emotivo, las reuniones y comidas familiares.

En España y países de América Latina, de arraigada tradición católica, se celebra especialmente la Nochebuena (24 de diciembre) con una cena familiar para la que se elaboran una diversidad de platos, postres y bebidas tradicionales.

También se acostumbra asistir a la Misa del gallo (25 de diciembre a las 00:00 horas).

La tradición de los regalos y los Reyes Magos se mantiene con fuerza todavía, y está en nuestras manos que sea así durante mucho tiempo o quede en un segundo plano por la importancia que la fgura de Papa Noel está adquiriendo en toda Latinoamérica.

La palabra Navidad proviene del latín: nativitas, "nacimiento", es una de las fiestas cristianas más importantes, junto con la Pascua y , pues celebra el nacimiento de Jesucristo. Se inicia con la Navidad o Día de Navidad, el cual es celebrado el 25 de diciembre por la Iglesia Católica y la Iglesia Protestante y el 7 de enero en la Iglesia Ortodoxa, ya que no aceptó el calendario gregoriano, que reformó el calendario juliano de la época romana.

Los angloparlantes utilizan el término Christmas, cuyo significado es ‘misa (mass) de Cristo’. En algunas lenguas germánicas, como el alemán, la fiesta se denomina Weihnacht, que significa ‘noche de bendición’. Las fiestas de la Navidad se proponen, como su nombre indica, celebrar la natividad (o sea, el nacimiento) de Jesús de Nazaret en este mundo.

San Lucas dice que “había pastores que vivían en el campo y por la noche se turnaban para cuidar el rebaño”. En Belén el frío es intenso a la intemperie durante el mes de diciembre, llueve intensamente en esos días (aunque la zona es y era bastante desértica). Así que los pastores probablemente no podrían mirar a las estrellas.

Probablemente el arrianismo sea el causante de que se haya cambiado la fecha de nacimiento de Cristo. Arrio un obispo culto, intempestivo y muy elocuente. Persuasivo con las masas que en sus comentarios atraían a muchos del pueblo incluso a otros Obispos. El enseñaba que Jesús no era Dios. Si un ser excepcional que Dios lo había creado para salvar la humanidad y al prestarse a morir como si nada, Dios lo premió diciendo que era su hijo y que se lo había ganado gracias a esa misión.

El arrianismo no aceptaba la divinidad de Cristo y fue grandemente aceptada esta teoría que logró que casi todo el mundo cristiano de la época se volcase al arrianismo. Esto alarmó al Papa, quien llamó a un concilio en Nicea, frente a las costas de Constantinopla (hoy Estambul). Los encarnizados debates llevaron al pueblo a rivalizarse en las calles discutiendo si Cristo era o no Dios.

Pero todo se diluyó por la fuerte oposición de san Atanasio, obispo de Alejandría. Bajo su mano se realizó el famoso Credo de Nicea. Los más de 300 obispos condenaron el arrianismo y los clérigos arrios debieron abandonar sus deberes. Esto llevó a que Arrio y sus seguidores se trasladaran a otros lugares; pero aun treinta años más tarde el arrianismo seguía fuerte aunque su creador había muerto.
Para terminar definitivamente con esta controversia, el papa Julio I, empezó a difundir la idea sobre el nacimiento del Niño Dios y tomó la fiesta pagana romana Hagia Fota (Sol invencible) del 25 de diciembre como fecha de nacimiento de Jesús.

Según la mitología céltica, el dios del sol había sido crucificado tres días después del solsticio de invierno (21 + 3 = 24 de diciembre), pero resucitó de entre los muertos. Se dice que éste era el origen de la cruz céltica (simboliza el dios del sol en la cruz), mil años anterior al cristianismo.
Además el sol en esos días de invierno, en Roma hace un poco más largo que el día del solsticio, día más corto y vence a las oscuridad que quería imponerse. Vernáculo pero efectivo, al pueblo de aquella época le gustaba esa celebración.

Desde el día 21 de diciembre los pobladores iluminaban sus árboles, gesto que consistía en colocar velas o antorchas en sus ramas.

Sobre la costumbre de los regalos tiene su origen en la reflexión sobre el hecho de que, en la Navidad cristiana, es Dios Padre quien les hace a los hombres el regalo más grande enviándoles a su Hijo.

Sobre el año nuevo en la mayoría de los países se celebra de acuerdo al calendario Gregoriano el primero de Enero.

Tradicionalmente, el calendario romano comenzaba el primer día del mes de marzo. Sin embargo, era en el mes de enero “el onceavo mes” cuando los cónsules de la Antigua Roma asumían el gobierno.

Julio César, en el año 47 AC, modificó el sistema creando el calendario juliano. En éste se da inicio al año el día 1 de enero. Posteriormente, el calendario gregoriano mantuvo la costumbre y la celebración se caracterizó con un significado religioso durante la Edad Media y los siglos posteriores.

Como referencia en el calendario romano, el año empezaba en marzo (martius), del dios de la guerra, Marte, que era el primer mes de primavera, cuando se decidían las campañas militares del año. Los meses iban desde martius hasta februarius en este orden:

  • Martius
  • Aprilis
  • Maius
  • Iunius
  • Quintilis
  • Sextilis
  • September
  • October
  • November
  • December
  • Anuarius
  • Februarius
Este calendario tenía 304 días distribuidos en 10 meses (6 meses de 30 días y 4 de 31 días). Pero éste tenía desfases de tiempo y los pontífices paganos lo reajustaban anualmente en el último mes.

Para el calendario Juliano el orden de los meses y la distribución de los días eran así:

  • Anuarios (31 días);
  • Februarius (29) ó (30 días);
  • Martius (31);
  • Aprilis (30);
  • Maius (31);
  • Junius (30);
  • Julius (31) este se llamaba quintilis pero por iniciativa de Marco Antonio se le puso así en honor a Julio Cesar en el año 44 AC;
  • Augustus (30) este se llamaba sextilis pero por vanidad de Octavio Augusto le llamo así al mes, también le puso 31 días, por lo que el calendario se reformo y a Febrero se le quito un día, y para no tener 3 meses seguidos con 31 días Septiembre quedo con 30, Octubre 31, Noviembre 30 y Diciembre 31 (lo que hace la vanidad);
  • September (31);
  • October (30);
  • November (31);
  • December (30) aunque estos últimos conservaron su nombre en el calendario gregoriano en el idioma ingles.

Por último el calendario gregoriano, así denominado por ser su promotor el Papa Gregorio XIII, vino a sustituir en 1582 al calendario juliano.

En el concilio de Nicea se determinó que se conmemorase la Pascua el domingo siguiente al plenilunio posterior al equinoccio de primavera. Aquel año 325 el equinoccio había ocurrido el día 21 de marzo, pero con el paso del tiempo la fecha del evento se había ido adelantando hasta el punto de que en 1582, el desfase era ya de 10 días, y el equinoccio se fechó en 11 de marzo.

El desfase provenía de un inexacto cómputo del número de días con que cuenta el año trópico; según el calendario juliano que instituyó un año bisiesto cada cuatro, consideraba que el año trópico estaba constituido por 365,25 días, mientras que la cifra correcta es de 365,242189, o lo que es lo mismo, 365 días, 5 horas, 48 minutos y 45,16 segundos. Esos más de 11 minutos contados adicionalmente a cada año habían supuesto en los 1257 años que mediaban entre 325 y 1582 un error acumulado de aproximadamente 10 días.

Para suprimir este error el calendario gregoriano se compone de ciclos de 400 años de la siguiente manera:

  • En 400 años hay (400/4)-4 seculares (múltiplo de 100) = 96 años bisiestos;
  • De los 4 años seculares, sólo uno es bisiesto (múltiplo de 400);
  • En el ciclo de los 400 años tenemos 96+1 =97 años bisiestos, y 400-97=303 años comunes. Por lo que nos quedan: 97 x 366días = 35.502 días;303 x 365 = 110.595 días;
  • En total quedan 146.097 días en los 400 años, de tal forma que la duración media del año gregoriano es: 365.2525 días;
  • Por lo que retrasa 26 segundos cada año, teniéndose que ajustar un día cada 3300 años.

Un dato curioso:

Hubo varios meses que fueron modificados por algunos emperadores pero no perduraron los nombres como:Calígula llamo germánicus a Septiembre, Nerón llamó cladius a Mayo y germánicus a Junio y Domiciano llamó germánicus a Septiembre y domitianus a Octubre.

Despidiendo el Año

viernes, 21 de diciembre de 2007

0 comentarios Enlaces a esta entrada  














































Presentación del Programa Nacional de Cultura 2007-2012

martes, 11 de diciembre de 2007

1 comentarios Enlaces a esta entrada  

El Presidente Calderón en la Presentación del Programa Nacional de Cultura 2007-2012
Lunes, 10 de Diciembre Discurso
Museo Nacional de Antropología, Ciudad de México.

Tomado de: La página de la presidencia de la república
http://www.presidencia.gob.mx/serviciosocial/

"A partir de la visión México 2030, el Plan Nacional de Desarrollo asumió como principio rector lograr el Desarrollo Humano Sustentable, que propone sí, alcanzar un crecimiento económico pero con una perspectiva integral, una perspectiva de beneficio para las personas, las familias y las comunidades, y que lo haga además sin poner en riesgo a las futuras generaciones, antes bien preservando precisamente nuestro pasado común hacia ese futuro".
La política cultural del Estado plantea los siguientes objetivos:
"Para lograr estos objetivos se plantean una serie de acciones, de las cuales destaco tres de gran relevancia:"
"Haremos un replanteamiento de la estrategia editorial del Estado, convencidos de que un pueblo que lee aprende a respetar al otro y a ver en la diversidad una fuente de riqueza cultural y que la lectura es fundamental para que México participe con éxito en la sociedad de la información y del conocimiento del Siglo XXI".
"Adicionalmente, a partir del Presupuesto Federal del 2008 se ha propuesto fijar un monto mínimo de apoyo por la cantidad de 15 millones para cada entidad federativa, independientemente de los recursos pertenecientes a otros fondos mixtos y regionales".
"Mi Gobierno trabajará al lado de las comunidades intelectual, artística y académica con el fin de impulsar, defender y divulgar la cultura en México, y la cultura de México en el mundo".

Muy buenas tardes, amigas y amigos.

Diputada María Elena de las Nieves Noriega, Secretaria de la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados.

Diputada Beatriz Pagés Llergo, Secretaria de la Comisión de Cultura de Cámara de Diputados.
Señoras y señores legisladores, señoras y señores embajadores, señoras y señores creadores y promotores de la cultura, amigas y amigos:

Es muy satisfactorio para mí el reunirme en este magnífico escenario, en este espléndido museo con todos ustedes, aquí donde se reúnen los testimonios más significativos de nuestra identidad, y hacerlo, además para conocer los grandes trazos de este Programa Nacional de Cultura 2007-2012.

A partir de la visión México 2030, el Plan Nacional de Desarrollo asumió como principio rector lograr el Desarrollo Humano Sustentable, que propone sí, alcanzar un crecimiento económico pero con una perspectiva integral, una perspectiva de beneficio para las personas, las familias y las comunidades, y que lo haga además sin poner en riesgo a las futuras generaciones, antes bien preservando precisamente nuestro pasado común hacia ese futuro.



La cultura es, en sí misma, un elemento primordial del Desarrollo Humano Sustentable, es una vertiente indispensable y consustancial del mismo.

Mi Gobierno la reconoce como un componente indispensable de la calidad de vida, un recurso imprescindible para el desarrollo de la Nación.

Como afirman los principios de la Conferencia de Estocolmo, sobre políticas culturales para el desarrollo, el acceso y la participación en la vida cultural son derechos inherentes de las personas y los gobiernos, y estamos obligados a crear las condiciones necesarias para el pleno goce de este derecho.

Pienso que la cultura es la suma de los mejores productos del espíritu y la suma de las mejores expresiones de una Nación.

Cómo preservarla entonces, cómo promoverla, cómo conocerla, cómo difundirla.

El Programa Nacional de Cultura 2007-2012 busca dar respuesta a estas preguntas.
Es a la vez y en consecuencia la expresión del compromiso de mi Gobierno para fortalecer la política cultural del Estado que plantea los siguientes objetivos:

Promover la igualdad en el acceso, el disfrute y las oportunidades de expresión de la cultura.
Ofrecer espacios, bienes y servicios culturales de calidad.
Favorecer las expresiones de la diversidad cultural como base de unión y convivencia social.
Ampliar la contribución de la cultura al desarrollo y el bienestar social e impulsar una acción cultural de participación y corresponsabilidad nacional.

Para lograr estos objetivos se plantean una serie de acciones, de las cuales destaco tres de gran relevancia:

Primero. Modernizar y rehabilitar la infraestructura cultural. En este aspecto destaca la apertura al público de diez nuevas zonas arqueológicas y el mejoramiento de las 163 ya abiertas al público, así como un Plan Integral de Rehabilitación de museos a cargo de la Federación, incluyendo la creación de un Sistema Nacional de Museos, con el fin de ofrecer servicios de mayor calidad y una oferta cultural más amplia que incluya la apertura de nueve.

También forma parte de este esfuerzo el Programa Nacional de Teatros con el fin de restaurar y revitalizar los cerca de 70 teatros históricos del país.

Segundo. Apoyar a la creación y a los creadores. Los intelectuales y los artistas mexicanos han dado al mundo obras universales y al mismo tiempo representativas de nuestra identidad nacional.

México está profundamente orgulloso de ellos, desde la indígena que maneja un telar o el forjador de un cazo de cobre en Santa Clara, hasta nuestros mayores escritores, músicos, pintores reconocidos dentro y fuera de nuestras fronteras y, desde luego, como jóvenes, estos jóvenes, estos niños músicos que interpretan algo tan complejo como es este compás en cinco tiempos de La Pirecua y además que lo hacen tan bien.

Por lo mismo, el apoyo a intelectuales y artistas tuvieron una importancia fundamental para seguir impulsando el desarrollo del país, por ello hemos revisado y actualizado los montos de las becas y de los estímulos que otorga el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes, así en el Sistema Nacional de Creadores de Arte, los creadores eméritos y los creadores artísticos recibieron un incremento de 25 por ciento, al tiempo que el apoyo a los escritores en lenguas indígenas fue equiparado al de quienes escriben en castellano.

Tercero. Promover la lectura. Estamos convencidos de la importancia de la lectura e impulsaremos decididamente el encuentro de los lectores con los libros, nos proponemos renovar los acervos de las seis mil salas de lectura del país y fortalecer a las bibliotecas públicas con colecciones que las actualicen y con actividades de fomento a la lectura en las siete mil 200 bibliotecas públicas de la red nacional.

Haremos un replanteamiento de la estrategia editorial del Estado, convencidos de que un pueblo que lee aprende a respetar al otro y a ver en la diversidad una fuente de riqueza cultural y que la lectura es fundamental para que México participe con éxito en la sociedad de la información y del conocimiento del Siglo XXI.

Además, con el fin de dar mayor voz y participación a las entidades federativas, hemos decidido fortalecer presupuestalmente a las instituciones de cultura de los tres órdenes de Gobierno.
Como parte de este esfuerzo, también me da gusto anunciar que hoy se formaliza la creación de la Conferencia Nacional de Cultura que se constituirá como un mecanismo de interlocución entre el Gobierno Federal y los de los estados, tendrá dentro de unas horas, entiendo, su primera sesión plenaria.

En el marco de esta conferencia, se establece el compromiso de lograr que las aportaciones de recursos públicos estatales y federales a los fondos mixtos se dupliquen en periodo de cinco años mediante un aumento gradual del 20 por ciento cada año.
Adicionalmente, a partir del Presupuesto Federal del 2008 se ha propuesto fijar un monto mínimo de apoyo por la cantidad de 15 millones para cada entidad federativa, independientemente de los recursos pertenecientes a otros fondos mixtos y regionales.
En el marco del Programa Nacional de Cultura 2007-2012, las actividades relacionadas con la celebración del Bicentenario del inicio de la Independencia y del Centenario de la Revolución tendrán una gran importancia.

Como parte de los festejos y entre muchas, muchas otras cosas, se atesorarán dos de nuestros recintos culturales emblemáticos, el Palacio de Bellas Artes y este gran Museo de Antropología.
La conmemoración de estas fechas debe ser motivo de fraternidad, de solidaridad, de identidad y de orgullo de lo que hemos construido, de lo que somos y, sobre todo, de lo que llegaremos a ser.
Como he dicho antes, la unión, la alegría, la esperanza en el porvenir debe ser el sello de los festejos del 2010.

Aparte a mí, en lo personal, me agrada mucho la presentación en estos ocho ejes estratégicos que acaba de mencionar el maestro Vela, que tienen que ver con, precisamente, algunas de las tareas más importantes que tiene el Estado:

· Uno. Lo que tenemos que invertir, inversión física, precisamente en la preservación de la cultura, por eso, de ahí el primer eje que tiene que ver con el patrimonio cultural, su preservación, su ampliación, su difusión.

· Dos. En la infraestructura cultural con el mantenimiento y ampliación de lo que tenemos, con los sistemas y redes de museos, con la puesta en marcha de nuevos, con la renovación de los teatros históricos con motivo del Centenario, con la rehabilitación, la apertura, mejora de la red de bibliotecas existentes, de todas las bibliotecas.

Otro aspecto medular también es lo que tiene que ver con la vocación, si me permiten la expresión, el apetito hacia la cultura.

Y en ello será clave, por una parte la formación, la formación cultural, la formación artística, la formación educativa hacia la cultura, con un mecanismo indispensable para verdaderamente preservarla.

Pienso que ninguna otra cosa puede más cuidar a la cultura nacional que despertar precisamente en los niños y jóvenes un interés y un aprecio desde temprana edad hacia la misma.

En ese mismo rubro, lo que yo llamaría la demanda por nuestra cultura, está la promoción cultural nacional e internacional, promover la cultura de los mexicanos entre los mexicanos, y también promover la cultura fuertemente en lo internacional, porque eso es, a final de cuentas, promover a México, cumplir con lo que nos hemos propuesto de tener más México en el mundo.

En el mismo sentido de promoción del aprecio, el interés por la cultura está, desde luego, el esparcimiento cultural y el fomento a la lectura, en esto tenemos mucho, mucho que hacer, y tenemos que acercar no sólo a los lectores a los libros, sino en general a las mexicanas y a los mexicanos al hecho de ser lectores.

· Y finalmente, un tercer rubro en estos ejes estratégicos que yo lo entiendo como el financiamiento de la cultura, de dónde hemos de sacar, cómo hemos de aplicar los recursos necesarios para la misma y, desde luego, están por una parte los recursos presupuestales del Gobierno Federal que han tenido un incremento, aunque no están contenidos explícitamente en algunos de estos ejes estratégicos.

Están también los mecanismos siempre complejos de los estímulos públicos a la creación y el mecenazgo.
Y en ese mismo rubro vería yo también el hecho de vincular en otro eje estratégico la cultura y el turismo, tenemos que generar ingreso, precisamente, a partir de la enorme riqueza cultural que tiene el país e ingreso, precisamente, para las comunidades que son quienes las más directamente están en sus manos el preservarlas.
Ingreso a través de su difusión, a través de la actividad turística, ingreso a través de la expansión del turismo mexicano, no sólo y no estoy seguro si fundamentalmente de sol y playa, sino, precisamente, turismo cultural acerca de lo que somos, acerca de lo que hemos hecho, acerca de nuestros colores, de nuestros sabores, de nuestra gente.

Y, también, en esta vertiente de ingreso, el octavo eje estratégico que son las industrias culturales: el cine, la red de exhibición, etcétera.

Celebro mucho también que en ocasión de esta presentación, del Programa de Cultura para el 2007-2012 se haga este anuncio de la adquisición de la biblioteca de José Luis Martínez, me parece que es un paso muy, muy importante, una de las bibliotecas más ricas, sino es la que más en testimonios en libros, en documentación histórica del país y de muchas otras vertientes y veamos si es posible, incluso, colocarla en Palacio Nacional.

Amigas y amigos:

El Desarrollo Humano Sustentable que buscamos implica, supone un desarrollo integral y en consecuencia un desarrollo social y cultural de las personas.

El Programa Nacional de Cultura refleja muchas de las coincidencias que existen en el sentido de que las manifestaciones la cultura no son sólo expresiones íntimas y naturales del ser de los pueblos, sino que su conservación y recreación las convierten en activos que contribuyen al desarrollo social y económico de la Nación.

Mi Gobierno trabajará al lado de las comunidades intelectual, artística y académica con el fin de impulsar, defender y divulgar la cultura en México, y la cultura de México en el mundo.

Lo hará respetando de manera absoluta la libertad artística y la libertad de expresión.

Soy, además, conciente, estoy plenamente convencido de que la diversidad cultural e ideológica de los creadores mexicanos es reflejo de la diversidad de un país que se nutre de muy diversas fuentes creativas y de pensamiento.

México tiene en su raíz y en su historia una sólida identidad que lo fortalece en un mundo que vive también un proceso y un fenómeno global.

Haremos de la cultura el espacio creativo y la reserva de valores que nos conviertan en un México con una sólida identidad propia en el Siglo XXI, un México ganador, sí, y con raíces fincadas en el esplendor de nuestro pasado y la mirada muy bien puesta en el futuro.
Muchísimas gracias y enhorabuena por este programa.