El POSMODERNISMO. PARTE 3

jueves, 24 de abril de 2008

 

 

De: Adriana Sigüenza

 

Tomado de:

Revista Alternancias, Una revisión Interdisciplinaria, publicación trimestral de la Facultad de Filosofía de la AQ.  Primera época, año 1, Número 3, Abril 2006, pp. 30-31

 

La superioridad es arma usada engañosamente, pues en el posmodernismo, donde las reglas generalizadas no existen, no podremos decir con absoluta certeza que la superioridad sea la forma de ganar u ostentar el poder, -infiriendo que el hombre desee como fin el poder, las circunstancias son las que determinan el uso  de las herramientas, así, la superioridad esta en demostrar la debilidad, logrando la demanda de sus peticiones y lograr así la utopía de una mejor vida.  La permisibilidad social y política que se le da a las variadas formas de demanda de grupos identitarios (Yudice, George:1993) las cuales toman el estandarte de la debilidad, también es una manera de ostentar el poder, del deseo de percibirse como una amenaza contra el otro, exigiendo así el respeto a su debilidad, a sus ideas, a su libre albedrío, el cual a la vista del otro, podría ser valido o no por el mismo derecho de libertad de elegir, "el libre Albedrío", la "libre elección", elementos del pensamiento posmodernista que quedan reducidos en los términos de su propia lógica, a la nada, ya que todo es relativo.

 

EL individuo es "libre", según su particular punto de vista, no que pueda ejercer cierto control o dominio sobre le mundo y la sociedad que lo rodea, sino porque el mundo no puede ejercer ninguna influencia o condicionamiento significativo sobre él; es él quien escoge el significado y aún viviendo en la esclavitud de escoger, (a la manera de la esclavitud del consumismo por elección estadounidense, cuya regla es "soy por que uso American Express") el tener la posibilidad de discernir entre opciones, en su forma de legitimar su libertad y de ostentación de su esclavitud. El significado es diferente del Símbolo. Esa sentencia no tiene significado, pero las palabras lo simbolizan por la experiencia cultural, lo que seria un elemento unificador, aún siendo construcciones individuales.

 

Dentro de una cultura, el significado es producido y reproducido a través de varias prácticas, fenómenos y actividades que sirven como sistemas de significación, con esta fragmentación de la sociedad tomando su lugar el individualismo; el significado lo propone el propio individuo y -cumpliendo con las formas con las que se da la fragmentación a partir de expresar las diferencias- surge completamente del juego de las diferencias dentro del sistema de signos culturales: el lenguaje. El significado no reside en una relación entre lo que se dice y lo que se refiere, sino en la relación de unos signos con otros, lenguaje y conciencia son prácticamente lo mismo.  El posmodernismo prima por comunicar lo que se encuentra más allá del lenguaje, "para mostrar lo inmostrable". Pero en la duda radical sobre la disponibilidad para nosotros de una relación del mundo exterior al lenguaje, lo tangible desaparece de la reflexión, el símbolo es le discurso y el significado lo pone el individuo.

 

Las ideas (entidades absolutas según Platón). En el posmodernismo se trata de legitimar las ideas -entrada-risarlas- de que todo es válido, o todo es relativo, según los conceptos asimilables pro la mayoría, esto es una de las contradicciones del posmodernismo, pues en su afán de desestandarizar conceptos, pugnan por la generalización de la idea del relativismo, del "todo se vale" manipulando el actual presente y el pasado reinventando la historia legitimando "el fin justifica los medios" en una búsqueda competitiva en un enfoque según los propios pensamientos de quien tiene el poder de la divulgación en el presente, -pues el posmodernismo es el gran espectáculo de la diversidad-, "Yudice, George; 1993) por lo que la búsqueda se resume a la imposición de las ideas, lo que contradice la esencia del posmodernismo, y entonces no se puede validar esta idea del relativismo, ni legitimar pues no se puede poner en práctica desde el posmodernismo.

 

Citando a Platón en Teteetos

 

"Si el relativismo fuese cierto, entonces habría que aceptar que una opinión propia es verdadera para uno y falsa para otro".

 

Emitiendo un juicio, a nuestro parecer será verdadero; sin embargo, otros pueden hacer lo mismo y este juicio puede ser contrario; entonces este primer juicio verdaderamente será falso y el segundo falsamente verdadero, según el relativismo; así, una misma opinión puede ser verdadera y falsa.

 

En conclusión el posmodernismo como contraposición al modernismo, tiene en sí mismo una justificación, pues se desarrolla en la época de lo no perenne, de lo pasajero, de la mezcla de lo pasado y lo presente, haciendo una cultura híbrida, manipulable a convivencia.

 

EL problema que encuentro al posmodernismo es el querer hacer de esta una corriente teórica. Esto no es posible, ya que surge como contraposición a otra corriente que no esta olvidada ni sustituida, a eso le aunamos que esto se compone de elementos del pasado y el presente, como el relativismo, existencialismo, idealismo, estructuralismo;  teorías que tienen fundamentos, refutaciones y sustitutos y de ahí que el posmodernismo presente tantas contradicciones.

 

La mayor de las contradicciones en la auto anulación de la idea y pugnando por lo relativo, es de la misma forma relativo que ésta exista.

 

Sin embargo, sus efectos no dejan de impactar a la sociedad que toma las ideas relativas como una evasiva a la represión y como una salida a su falta de identidad, o relativisando el sentido de pertenencia, creando una relatividad individual y una verdad absoluta, sin embargo, idual de individual.

 

Otro aspecto es el hecho de que el relativismo que fragmenta e individualiza es el arma para dividir e inestabilizar al hombre, pues esta falta de elementos comunes hace que la identidad no geste, o se trate de sustituir, adoptando otras identidades para adaptarse a las nuevas circunstancias y a la manera de estrategia de guerra y arma de dominación impera "divide y vencerás" así, como lo menciona Ernst Gellner (1994), esta no es más que otra estrategia engañosa dirigida a la domininación, mascara de poder unida a la globalización que pretende hacer "la gran aldea humana" sólo que cada uno en su propia casa, inmerso en sus propios pensamientos y conflictos sin que a nadie le interese el otro.

 

 

BIBLIOGRQAFIA

 

Agar, Michael

"Hacia un lenguaje Etnográfico", en el surgimiento de la antropología posmoderna,  Gedisa, México, 1991.

 

Clifford, James

"Sobre la autoridad etnográfica", en el surgimiento de la antropología posmoderna, Gedisa, 1991.

 

De la Peña Martínez, Francisco

"Posmodernidad y Teoría Antropológica", la implosión de la modernidad, Cuicuilco, Revista de la ENAH, Vol. 5, No. 4, México, 1998.

 

Eco, Humberto

"Intentio Lectoris. Apuntes sobre la semiótica de la percepción", en los límites de la interpretación, Ed. Lumen, México, 1992.

 

Yudice, George

"Tradiciones compartivas de estudios culturales: América Latina y los Estados Unidos", en Alteridades Revista de la UAM, Año 3, No. 5, México, 1993.

 

Sperber, Dan

"El símbolo en General", Ed. Anthropos, Barcelona, 1998.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Cómo puedo entrar en contacto con ustedes? Mi nombre es Hernán Ortiz y soy de Ciudad Juárez, mi correo electrónico es jhiiio@hotmail.com