Se impide el trabajo del INAH

jueves, 12 de febrero de 2009

0 comentarios Enlaces a esta entrada  

 

Tomado de:

La Jornada en Internet. Disponible en Internet: http://www.jornada.unam.mx/2009/02/03/index.php?section=cultura&article=a04n1cul&portal_status_message=Correo%20enviado.Fecha de consulta: 3 de febrero de 2009

martes 3 de febrero de 2009Cultura → La clase política impide el trabajo del INAH

REPORTAJE: Titánica labor de 70 años

Estado y sociedad deben proteger el patrimonio arqueológico

La clase política impide el trabajo del INAH

Ambiciones e intereses privados, principal escollo: López Austin

Se obliga al instituto a otorgar permisos en beneficio del turismo

Mónica Mateos-Vega y Ana Mónica Rodríguez

clip_image001Durante un par de décadas, estudiantes de la Escuela Nacional de Antropología e Historia, fundada en 1938, acudieron a prácticas de campo al pueblecito de Coatlinchán, en Texcoco, ubicado 48 kilómetros de la ciudad de México. Visitaban un gran monolito enterrado que era la principal atracción de los días de campo. El 16 de abril de 1964 la colosal piedra, que según los investigadores representa al dios Tláloc, fue trasladada al Distrito Federal para formar parte de la fachada del Museo Nacional de Antropología.   

La Piedra del Sol, incorrectamente llamada calendario azteca, fue hallada en el Zócalo de la ciudad de México en 1790. El monolito ahora preside una de las salas principales del Museo Nacional de Antropología, recinto en el que se desarrollan trabajos de rehabilitación

Foto: Cristina Rodríguez, Imagen tomada de: www.mexicolore.co.ukclip_image002

Hacer cumplir las leyes de protección patrimonial, sortear las presiones políticas, modernizarse, incrementar su presupuesto, fincar una relación más estrecha con los ciudadanos y lograr mayor autonomía son algunos de los principales retos que enfrenta el Instituto Nacional de Antropología (INAH) a 70 años de su creación.

Así lo consideran diversos investigadores consultados por La Jornada quienes, ya sea dentro o fuera, han realizado sus labores con el apoyo de esa institución fundada el 3 de febrero de 1939 por Lázaro Cárdenas.

Muchos han sido los logros que desde esa fecha han convertido al INAH en ejemplo latinoamericano, como señala Manuel Gándara Vázquez, del posgrado de arqueología de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH).

“La creación del instituto –explica– constituyó un avance importantísimo que puede apreciarse cuando comparamos la forma en que las tareas de proteger, investigar, conservar y divulgar el patrimonio se abordan en el resto de Latinoamérica.

“En muchos países no existe incluso hoy día la figura de una institución central, normativa y coordinadora de los esfuerzos nacionales, capaz de frenar el tráfico de piezas arqueológicas, ayudar a mitigar el saqueo o ‘poner en valor’, es decir, restaurar y equipar sitios arqueológicos para la visita junto con la promoción de museos.

“Hay naciones (cuando menos dos, Ecuador y Paraguay) que hasta la fecha carecen de programas de formación profesional en arqueología, y en muchos lugares ésta se practica de manera privada; es la llamada arqueología ‘de contrato’, que en términos generales ha resultado lesiva para el patrimonio y ha evitado que se consoliden tanto una infraestructura de investigación y conservación como los recursos humanos requeridos para operarla.”

Por tal motivo, añade el investigador, “puedo decir, sin miedo a equivocarme, que México está mucho muy por delante prácticamente de toda Latinoamérica en este terreno, e invariablemente ha sido modelo ha seguir”.

El historiador Alfredo López Austin también destaca que, en términos globales, al INAH debemos la protección y preservación de nuestro patrimonio histórico y arqueológico, la formación de académicos del más alto nivel, así como la conservación y restauración de bienes con técnicas de punta, entre otros aspectos.

Salvaguarda de contextos

Pero no todo es cantar victoria. El enorme tamaño del patrimonio mexicano convierte en titánica la labor de un INAH que, como es bien sabido, carece de recursos económicos suficientes. Tan sólo en el terreno arqueológico, en el que se reconoce oficialmente la existencia de 250 mil sitios, hace falta presupuesto para una amplia investigación y resguardo de, al menos, más de un millón de lugares.

Se trata de “una estimación más realista”, que incluye aquellos sitios “que contienen petrograbados, pintura rupestre, lugares de abastecimiento de materia prima (como las minas de obsidiana) y campamentos de grupos cazadores-recolectores”, explica Gándara.

También hace hincapié en la necesidad de transformar “una visión que ha sido llamada ‘patrimonialista’, en la que se cree que cuidar de la gran riqueza cultural del país es solamente tarea del INAH, esto es, de una institución de Estado.

“Debe haber una coparticipación responsable de la ciudadanía, pues en la medida que el país no entienda que el patrimonio es de todos, los ciudadanos no asumirán las responsabilidades que les tocan; tampoco presionarán al gobierno para que otorgue al instituto los recursos que se requieren.”

También hay que hacer comprender a las personas, añade, el concepto de “contexto arqueológico”, pues “la percepción del público es que el patrimonio arqueológico consiste fundamentalmente en objetos y edificios, en ‘piezas arqueológicas’ y ‘zonas de monumentos’.

“Por eso no entienden nuestra desesperación cuando, por ejemplo, vemos perderse áreas de Teotihuacán que no están dentro de la cerca que protege la ‘zona de monumentos’. Sucede que no podremos entender a la sociedad teotihuacana si solamente estudiamos los templos y los palacios y no sabemos cómo vivía y producía la gente del entorno de las zonas centrales, lo cual constituye el contexto en el que deben entenderse los edificios principales.

“El patrimonio arqueológico sobrevivirá en la medida en que se recuperen y registren los contextos arqueológicos; entonces se entenderá por qué el coleccionismo es nocivo, al fomentar el saqueo que destruye contextos.

“O por qué, aunque muchos empresarios quisieran sacar partido al construir dentro o en las inmediaciones de los sitios arqueológicos, están destruyendo el entorno y, en consecuencia, parte del contexto. Muchos políticos entenderían por qué no se trata de que ‘el INAH les haga una zona’, protegiendo sólo los principales monumentos y dejando desamparado el resto.

“Y lo más importante: los propios ciudadanos podrían entonces reclamar al Estado, incluyendo al INAH, en aquellos casos en que estos contextos y entornos son destruidos o afectados por diferentes sectores, incluyendo al propio gobierno.

“Se buscaría entonces armonizar la creación de infraestructura para el país (carreteras, presas, refinerías, gasoductos) con la protección del patrimonio, en vez de ver al INAH como el adversario que continuamente intenta frenar el desarrollo del país para defender unos cuantos objetos y edificios viejos.”

Por una investigación integral

López Austin, uno de los mesoamericanistas más notables del mundo, coincide en la necesidad de crear una conciencia ciudadana más firme, en todos los niveles sociales, de los valores que hay que proteger, “señalar que la cultura nacional debe tener como propósito fortalecer intelectual y moralmente a los mexicanos, dirigiendo los esfuerzos al logro de una vida digna, fundada en un legítimo orgullo de nuestras tradiciones y de la herencia de las generaciones que nos precedieron. Nuestro patrimonio, el tangible y el intangi-ble, no puede evaluarse con los criterios productivistas en boga.

“El principal obstáculo son las ambiciones y los intereses privados sobre el patrimonio nacional. La agresión es constante, cada vez más insidiosa. Ésta es una consecuencia necesaria de la mentalidad predominante de nuestra época, dirigida por una moral que privilegia la ganancia sobre todos los demás valores.

“El afán de ganancia se impone sobre éstos, los condiciona, los deforma, finalmene los anula. Es muy difícil hoy día contrarrestar el poder de quienes ven el patrimonio nacional como mercancía, como fuente productiva.

“Y no sólo de éstos. Hay que incluir como agentes negativos para la protección del patrimonio a quienes saben apreciar los valores estéticos y culturales de las creaciones de nuestros antepasados, pero que, ansiosos de atesorarlas, pugnan por convertirlas en botín privado.”

El arqueólogo Jorge Angulo Villaseñor, quien lleva 55 años trabajando en el INAH en la investigación de sitios como Teotihuacán, Palenque, Zaachila y Tlatelolco, recuerda que durante sus primeros años en esa institución, “estudiantes, maestros y directivos estábamos imbuidos de las premisas ideológicas y de investigación científica que flotaban en el aire, aun antes de que, bajo el consenso de todos, éstas se estamparan en la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos.

“Hay miles de relatos y pequeñas anécdotas que no quedaron grabados en reportes oficiales de actos o acontecimientos ocurridos, pero todos tienen que ver con la defensa de la investigación integral de las diversas ramas de la antropología y de la historia.”

El especialista reitera que durante las recientes siete décadas existen diversos episodios que dan fe de los esfuerzos, muchas veces personales, por conservar y defender el “patrimonio del pueblo, que sobrepasa el concepto de nacional para convertirse en Patrimonio de la Humanidad, como señala la UNESCO.

“Desafortunadamente, a lo largo de los sexenios recientes han disminuido quienes siguen manteniendo fidelidad a los principios ideológicos y legales por los que fue fundada nuestra institución, opacados por el incremento del personal burocrático que ahora triplica o cuadriplica al número de investigadores.

“Uno de los principales obstáculos para que el INAH cumpla con los deberes y las obligaciones estipuladas en la mencionada ley se deriva de las fuertes presiones políticas que funcionarios menores y mayores de gobiernos estatales y federales ejercen sobre los directivos del INAH, obligándolos a conceder permisos para modificar zonas y monumentos arqueológicos o históricos, en beneficio de proyectos de turismo o construcciones de compañías privadas que se introducen en áreas restringidas por el propio instituto, sin considerar el irreversible deterioro de los monumentos.”

El reto de modernizarse

El doctor en antropología lingüística José Luis Moctezuma Zamarrón, del Centro INAH Sonora, considera que el instituto afronta el reto de modernizarse, “y no nada más incluye lo tecnológico, sino también aspectos como la incorporación de nuevos trabajadores, sobre todo en áreas técnicas y en particular en investigación. Muchos tenemos varios lustros en nuestros puestos y, a pesar de tantas necesidades, se han abierto pocas plazas en los años recientes.

“Otro pendiente está en función de la legislación para proteger el patrimonio cultural. Los trabajadores del INAH siempre estamos a la defensiva porque las propuestas que han presentado la mayoría de los legisladores van en contra de la función cultural, social y nacional que debe tener el organismo.

“Además, hay que trabajar en la pobre interrelación con otras instituciones y actores que deben acompañar la labor del INAH. Ni qué decir del trabajo con las comunidades, sobre todo las indígenas, a las que se ve más como un lastre que como un aliado en la conservación, investigación y difusión del patrimonio cultural.

“El INAH no tiene la capacidad de acción en todos los frentes, ni en todo el territorio, por lo que se requiere de programas serios que inviten a la participación de la sociedad, más allá de lo lucrativo. Es claro que el esquema de integrarlo al Consejo Nacional para la Cultura y las Artes no ha funcionado, debido a que en la estructura misma ocurre duplicidad de funciones y los recursos se canalizan a proyectos diferentes a los requeridos.”

María Teresa Cabrero, especialista en arqueología del Occidente y Norte de México, del Instituto de Investigaciones Antropológicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), es puntual al afirmar que la clase política nacional no ha permitido al INAH cumplir cabalmente con la labor para la que fue creado hace 70 años.

“Las personas que han designado las autoridades para su dirección no han sido las más adecuadas, y el factor económico ha sido uno de los más grandes obstáculos, ya que sus investigadores carecen de presupuesto para realizar sus estudios.

“La poca difusión de éstos ha impedido que el público se entere de su herencia cultural, ya que una publicación tarda varios años en aparecer. El resguardo de los sitios arqueológicos es otro problema, pues la mayoría no cuentan con personal suficiente. El INAH necesita una restructuración total y que se le otorgue una categoría más alta en la estructura política y económica nacional.”

El historiador Pablo Escalante Gonzalbo, especialista en arte prehispánico y colonial del Instituto de Investigaciones Estéticas de la UNAM, señala que “el INAH debe seguir supervisando y protegiendo, no cabe duda, pero es preciso encontrar fórmulas de colaboración en las cuales las comunidades y regiones tomen una responsabilidad mayor en la integración del patrimonio a su acervo monumental, y reciban un beneficio más grande, también, de su explotación turística.

“Cuanto más activa sea la participación de ciudadanos, comunidades y autoridades locales en la observación, custodia y administración del patrimonio, más posibilidades de protección habrá. Cuanto más claro sea el beneficio cultural, estético, económico que la atención del patrimonio acarrea a las comunidades y regiones, mayor será su participación en la preservación de dicho patrimonio.”

Para Alberto Zárate, académico y especialista en estudios de investigación en arte y patrimonio cultural de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, el INAH debe hacer que se respeten y hagan cumplir las leyes y reglamentos “y se revitalice la planta de investigadores, porque tienen un puñado de arqueólogos que no se dan abasto con un terreno tan fértil y con un cúmulo de asuntos por atender”.

A 70 años de su fundación, el momento es coyuntural para que el instituto replantee sus retos y pendientes, puntualiza la arquitecta del INAH Yolanda Cano. “Por todo lo que está pasando con el tema del luz y sonido en Teotihuacán, el instituto debe definir aspectos legales, así como una política referente a patrimonio, turismo y desarrollo, pues si bien es competente en materia de conservación, tampoco puede soslayar que la Ley General de Asentamientos Humanos le da competencia en materia de concurrencia con los tres niveles de gobierno para intercambiar y llegar a acuerdos.

“Tal concurrencia no ha sido ejercida por el INAH de manera adecuada. Tiene que establecer un liderazgo porque el eje motor de estas acciones es el patrimonio nacional. Debemos hacer una reflexión de que el patrimonio no es renovable y lo que se destruye es para siempre.”

Copyright © 1996-2009 DEMOS, Desarrollo de Medios, S.A. de C.V.
Todos los Derechos Reservados.
Derechos de Autor 04-2005-011817321500-203.

Resplandor Teotihuacano

0 comentarios Enlaces a esta entrada  

 

teotihuacan1 El 25 de septiembre de 2008, el Consejo de Arqueología del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) dio su autorización para que se realice el proyecto Resplandor Teotihuacano, una idea impulsada por la Secretaría de Turismo del Gobierno del Estado de México.

delmazoEste proyecto consiste en realizar un espectáculo multimedia  nocturno en el sitio arqueológico, con la intención de impulsar el turismo (Algo parecido a lo que sucede dentro de Cumbre Tajin). Y es parte de un proyecto más grande llamado Teotihuacan, Centro del Universo, con el que el Secretario de Turismo Mexiquense, Alfredo del Mazo Maza, quiere revitalizar a la zona. Además del show de luces y sonido, el gobierno mexiquense quiere instalar un tren que recorra los municipios que están alrededor de Teotihuacan, y además rescatará las haciendas y sitios históricos que están por la zona.

Tan sólo Resplandor Teotihuacano costará 95 millones de pesos, algo así como 7 millones de dólares. Un proyecto como este, salido del gobierno de Enrique Peña Nieto, debería recibirse de forma optimista por los inversionistas turísticos y los arqueólogos que están preocupados por conservar los asentamientos humanos de nuestro pasado.

Sin embargo, cuando los investigadores del INAH expresan públicamente su rechazo a esta empresa, es necesario pensarlo dos veces.

pe%F1aymontiel

En su página www.investigadoresinah.org.mx, un grupo de trabajadores del instituto señala que el show multimedia es un atentado a Teotihuacan, ya que está destruyendo los edificios.

Tan sólo hay que ver la presentación que contiene esa página: en las pirámides del sol y de la luna los encargados del espectáculo instalaron bases para luces taladrando sobre los edificios, además de que pusieron un montacargas para subir sus artefactos hasta las cimas.

Al mismo tiempo, la instalación de gradas para los miles de personas que se esperan para la inauguración (al parecer será el 29 de enero) lastiman seriamente a Teotihuacan.

Los investigadores enviaron el 9 de diciembre de 2008 una carta al director del INAH, Alfonso de María y Campos, exigiendo la suspensión de la obra, la reparación de los daños causados y que se finquen las responsabilidades de ley necesarias.

Con el 2010 cercano, (y el futurismo presidencialista a todo lo que da), no es raro que nuestros gobiernos se agarren de lo que puedan para patrocinarse.

Así como el Gobierno del Estado de México está dañando Teotihuacan, Marcelo Ebrard puede disponer a su antojo del Zócalo de la Ciudad de México con su pista de hielo, su resbaladilla de nieve y su árbol monumental.

Podrán decir que soy antipriísta (o antiperredista) por mis comentarios, pero cuando un gobierno, sin importar partido, es capaz de dañar nuestro patrimonio cultural con la mera intención de hacer un buen negocio o de "posicionarse" en la próxima carrera presidencial, es necesario expresar nuestro descontento.

Resplandor teotihuacano es un espectáculo multimedia estilo Televisa con el que se busca convertir el pasado prehispánico en show y la difusión de la historia en negocio para inversionistas privados. No se trata de un hecho aislado: es la última embestida de empresarios y políticos para beneficiarse del patrimonio histórico del país.

Resplandor teotihuacano es una agresión al patrimonio histórico que, en nombre del “progreso”, viola la legislación vigente. Los hechos son incontrovertibles. La instalación de luminarias y rieles para el espectáculo de luz y sonido en las pirámides del Sol y la Luna han dañado los estucos y estructuras de los monumentos precolombinos. Como han señalado investigadores y trabajadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) los promotores del negocio ni siquiera cuentan con un guión académico terminado.

El 31 de octubre de 1977 se publicó en el Diario Oficial un acuerdo por el que los museos nacionales y regionales, así como los monumentos arqueológicos e históricos y las zonas de monumentos arqueológicos, dependientes del INAH, no serán utilizados por ninguna persona física o moral, entidad federal, estatal o municipal, con fines ajenos a su objeto o naturaleza. Estos fines se establecen en la Ley de Monumentos Históricos.

Resplandor teotihuacano viola flagrantemente ese decreto y esa ley. Aunque las autoridades del INAH parecen no darse cuenta, en ninguna legislación se establece que el objetivo de las pirámides sea el de entretener turistas con pasatiempos inspirados en Las Vegas.

La ofensiva del capital inmobiliario, la industria turística y los políticos contra el patrimonio histórico y cultural protegido por la legislación federal viene de muy atrás. Para ellos es inadmisible que esos bienes no puedan convertirse en mercancías con las que obtener beneficios privados. Exigen, reiterada y sostenidamente, de manera abierta o soterrada, su desamortización. Unos quieren hacer negocio y lo quieren hacer ya. Otros desean invertir obras que le den lustre a sus administraciones, sin importarles que se destruyan inmuebles de indudable valor.

El decreto del 31 de octubre de 1977 fue promovido por el director del INAH, Gastón García Cantú, para contar con un paraguas jurídico que protegiera a los monumentos arqueológicos e históricos. Contó con el aval de la comunidad científica, académica y laboral del instituto.

Entonces, tal como sucede ahora, las presiones ilegítimas contra el patrimonio cultural eran incontenibles. Las anécdotas dan para un libro. Por ejemplo, el entonces gobernador de Puebla quería deshacerse de un edificio del siglo XVII, en el que se había albergado el primer colegio de estudios superiores de esa entidad porque, según él, “estorbaba y ya no servía”.

En Hidalgo, uno de los precandidatos del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a la gubernatura deseaba efectuar su toma de protesta entre los Atlantes de Tula, el centro prehispánico más importante de la entidad, acompañado de la agrupación de charros, cabalgando briosos equinos.

Era frecuente que las distinguidas señoritas de la alta sociedad de diversas entidades utilizaran los monumentos históricos para sus fiestas de quince años o bodas. También que se celebraran en ellos banquetes y festividades de todo tipo, con cualquier pretexto.

El empleo abusivo de los monumentos históricos provenía de lo más alto de la nomenclatura política. Carmen Romano de López Portillo, esposa del entonces jefe del Ejecutivo, gustaba convocar a animadas francachelas en el Castillo de Chapultepec. Un buen número de trabajadores de intendencia eran contratados para atender a distinguidos visitantes, entre los que se encontraba el ilusionista Uri Geller, quien deslumbraba a los invitados doblando con la mente cucharas que pertenecieron a Maximiliano y Carlota. A decir de los custodios, las recepciones eran bastante divertidas. Las armaduras de los conquistadores amanecían con sendos vasos de jaibol en la mano, y las habitaciones de su majestad con vestigios de uno que otro revolcón. Al lado de paredes forradas con tela de seda se instalaban las cocinetas con las que se guisaban los alimentos para la cena.

García Cantú narró en varias ocasiones cómo las escandalosas fiestas de la primera dama en el Museo Nacional de Historia lo llevaron a buscar una entrevista con el presidente López Portillo, de la cual surgió la propuesta de emitir el decreto. Según él, en una reunión con el mandatario en la que también participó Porfirio Muñoz Ledo, entonces secretario de Educación Pública, le expuso al jefe del Ejecutivo la imposibilidad de otorgar el permiso para efectuar la recepción. El Presidente le respondió que el cuerpo diplomático ya había sido convocado y, por tanto, no se podía cancelar el acto. García Cantú insistió en que el castillo estaba en peligro y le propuso que el Ejecutivo federal expidiera un acuerdo prohibiendo que los centros históricos o prehispánicos sean sitios de reuniones sociales. López Portillo aceptó, aunque la pachanga de su consorte no fue cancelada.

Pese a la prohibición expresa, esas cenas y reuniones se han seguido haciendo para beneficio de sus patrocinadores. Sin ir más lejos, Marta Sahagún se apropió sin pudor alguno el alcázar para recaudar fondos para su fundación, con el gancho de un millonario concierto de Elton John. Ahora se quiere usar la zona arqueológica de Teotihuacán para montar un espectáculo que daña y desnaturaliza el sitio.

La lógica de la preservación responsable del patrimonio histórico es contrapuesta a la de su utilización para hacer negocios privados. Los inversionistas quieren ganancias rápidas y los políticos como Enrique peña Nieto hacerse publicidad. Para el pueblo mexicano su conservación tiene un enorme valor e importancia. Ésta debe efectuarse con integridad y respeto. En Teotihuacán la rapiña comercial pretende usufructuar y desvirtuar un bien común. Impedirlo no es asunto banal ni secundario.

Carta De la Academia de Arte y Patrimonio Cultural Sobre Resplandor Teotihuacano

0 comentarios Enlaces a esta entrada  

post_teotihuacan EL siguiente post, forma parte de un correo electrónico que los amigos de la Lic. En Arte y Patrimonio Cultural de la UACM, nos hicieron el favor de enviarnos.

En la Sección Cultura de la Revista Proceso, páginas 66 y 67, del 2 de febrero del presente año, salió una nota publicada acerca de una carta  abierta firmada por los integrantes de la academia de Arte y
Patrimonio Cultural de nuestra Universidad, con respecto al Proyecto
"Resplandor Teotihuacano." Por considerarlo de interés para la población nos permitimos enviarles en archivo adjunto, la carta abierta a que se hace referencia.

 

A LA OPINIÓN PUBLICA:

C. EMB. HOMERO ARIDJIS FUENTES

DELEGADO PERMANENTE DE MÉXICO ANTE LA UNESCO

C. JOSEFINA VAZQUEZ MOTA.

SECRETARIA DE EDUCACIÓN PÚBLICA

EMBAJADOR JOSÉ DE MARIA Y CAMPOS

DIRECTOR DEL INSTITUTO NACIONAL DE ANTROPOLOGÍA E HISTORIA

LIC. RODOLFO ELIZONDO TORRES.

SECRETARIO DE TURISMO

EDUARDO MIGUEL ANGEL GOMEZ MONT URUETA

DIRECTOR GENERAL FONATUR

LIC. ENRIQUE PEÑA NIETO.

GOBERNADOR DEL ESTADO DE MÉXICO

PRESENTES

Los abajo firmantes, integrantes de la Academia de Arte y Patrimonio Cultural de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, ante el cúmulo de información difundida en los medios de comunicación en los últimos días, hacemos patente nuestro rechazo y desaprobación a las distintas acciones que autoridades de los distintos niveles de gobierno han asumido a favor del denominado “Proyecto Resplandor Teotihuacano”, por los siguientes motivos:

  1. Las autoridades del Instituto Nacional de Antropología e Historia en el ámbito federal y estatal, encargadas de velar por la protección jurídica de los sitios y monumentos arqueológicos en la práctica, han actuado con negligencia para velar por la protección de la zona arqueológica de Teotihuacan, permitiendo que empresas particulares dañen este sitio denominado “Patrimonio de la Humanidad”, en aras de concretar un proyecto de luz y sonido, que años atrás, ya fue cancelado.
  2. Como grupo académico, rechazamos y reprobamos el proceder de las autoridades del Gobierno del Estado de México y FONATUR, quienes buscando impulsar y consolidar el “Proyecto Resplandor Teotihuacano”, han manifestado su ignorancia y desprecio por los daños que tendrá en los bienes arqueológicos su implementación y puesta en práctica.

En los medios de comunicación se ha dado preferencia a la información sobre la posible validez económica regional del proyecto y no sus consecuencias sociales y culturales a corto, mediano y largo plazo. El beneficio será únicamente para las empresas concesionarias y no para la población mexiquense. Esta experiencia está ampliamente documentada con casos similares en otros países.

  1. Por tal motivo, queremos denunciar al público en general, la falta de ética de los distintos funcionarios involucrados, tanto del INAH como del Gobierno del Estado de México, quienes por omisión o por negligencia han permitido que se violen sistemáticamente distintas leyes y reglamentos que protegen los bienes nacionales en aras de intereses particulares, encubriendo la enajenación de bienes arqueológicos con el disfraz de desarrollo económico regional.
  2. Llamamos a la sociedad en general, a que se pronuncie para que el desarrollo de este tipo de proyectos sean avalados considerando el sentido y uso del patrimonio cultural de acuerdo a lo señalado por la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos, así como por los tratados internacionales que México ha signado ante la UNESCO con respecto al uso de este tipo de bienes y que tienen como propósito su conservación y preservación, no su rentabilidad o enajenación.
  3. Es necesario que se considere la actuación de los funcionarios involucrados de las instituciones aquí mencionadas con relación a una posible responsabilidad por daños al patrimonio de la humanidad, además de la violación a los siguientes artículos 30, 32, 47, 48, 49, 51, 52, de la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos; independientemente de las responsabilidades que señale la Ley de Responsabilidades de Funcionarios y Empleados Públicos.
  4. De igual manera, consideramos necesario que en adelante, cualquier proyecto que implique el uso de bienes patrimoniales y en particular, los de índole arqueológico e histórico, deban ser consultados y avalados a través de mecanismos abiertos y democráticos, lo que redundará en un crecimiento sustentable y no de camarillas que se amparan en lagunas jurídicas y legales.
  5. Finalmente, en nuestro carácter de grupo colegiado, consideramos que el “Proyecto Resplandor Teotihuacano”, nos obliga a reflexionar acerca del paradigma que se plantea ante otros sitios arqueológicos y que están en lista de espera listos para ser enajenados, logrando con este tipo de acciones, agudizar la crisis cultural en que se encuentra inmersa nuestra sociedad, y de la cual tienen amplia responsabilidad los funcionarios gubernamentales que atienden las necesidades de sus jefes y no de la sociedad.

Ciudad de México, 26 de enero de 2009.

Atentamente,

Integrantes de la Academia de Arte y Patrimonio Cultural

Universidad Autónoma de la Ciudad de México

Guadalupe Alvarado, Juan Pablo Calatayud, Brenda Judith Caro, Andrés Gutiérrez, Fernando Huerta, Cecilia Iglesias, Coral Lomelí, Brenda Mariana Méndez, Judith Lorena Méndez, Isabel Mercado, Martha Helena Montoya, Flavio Montessoro, Luis Antonio Monzón, Erika Selene Pérez, Yolanda Pineda, Eloisa Poot, Laura Elena Román, Jorge Rubio, Liz Mariana Trejo, Susana Quiroz, Alberto Zárate.

UNA NUEVA INTERVENCIÓN MILITAR ESTADOUNIDENSE EN MÉXICO

jueves, 5 de febrero de 2009

0 comentarios Enlaces a esta entrada  

 

Dentro de una nota que salió a la luz pública el pasado 13 de enero de este año, la cual tuvo circulación en la mayoría de los medios de comunicación de nuestro país, pero no de la misma forma o con el mismo objetivo fue difundida. En esta ocasión se vislumbra o mejor dicho, se nos comunica que nuestro país;  según los expertos de las agencias de inteligencia militar del vecino país, mencionan que:

 

MÉXICO ES SUSCEPTIBLE A INTERVENCIÓN MILITAR ESTADOUNIDENSE

13/01/2009 a las 8:45 am

Con información de Agencias EL DIARIO DE CIUDAD JUÁREZ destaca que México y Pakistán son dos naciones que el Departamento de Defensa de Estados Unidos considera como susceptibles de presentar conflictos súbitos que hagan necesaria la intervención de tropas estadounidenses. Un informe del Comando Conjunto de las Fuerzas de Estados Unidos (USJFCOM, por sus siglas en inglés) plantea que ante un escenario de caos en México, provocado por el narcotráfico y el crimen organizado, Estados Unidos estaría obligado a dar una respuesta a esta situación, dadas las consecuencias para su seguridad interna. La referencia sobre este escenario se encuentra plasmada en el informe Joint Operating Environment 2008, confeccionado por el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas de ese país.

“Hay una dinámica en la literatura de los Estados débiles y fallidos que ha recibido relativamente poca atención; nos referimos al fenómeno del ‘colapso rápido’”, señala el informe. Y agrega: “En términos de los peores escenarios para la Fuerza Conjunta y de hecho para el mundo, dos naciones grandes e importantes son consideradas en relación con un colapso rápido y repentino: Paquistán y México.

Según refiere EL DIARIO: “La posibilidad mexicana podría parecer menos viable, pero el gobierno, sus políticos, su policía y su infraestructura judicial están todos sometidos a una agresión sostenida y presiones de pandillas criminales y cárteles de la droga. La forma que tome ese conflicto interno en los próximos años tendrá un impacto trascendental en la estabilidad del Estado mexicano. Cualquier derrumbe de México a una situación de caos demandaría una respuesta estadounidense basándose simplemente en las graves implicaciones para la seguridad interior”, advierte el reporte.

Nota tomada de:  “México es susceptible a intervención militar estadounidense ”, El Diario de ciudad Juárez, versión electrónica del miércoles 04 de febrero de 2009 en http://www.unafuente.com/13-01-2009/mexico-es-susceptible-a-intervencion-militar-estadounidense/

 

Recuerdan ustedes la película titulada “A Day of Independence”, donde el protagonista fue Wil Smith, y que en ese entonces caracterizaba a un piloto de la fuerza aérea estadounidense. Y que gracias a un golpe de suerte, logra capturar a uno delos tripulantes de una nave alienígena,  al que después traslado a la zona conocida como Área 51, y ahí el presidente de los estados unidos, tras tener un encuentro cercano del 4° tipo, logro darse cuenta de que estos invasores, eran como una plaga. ¿Se acuerdan? si es así; entonces coincidiremos que ambas naciones son similares. Sólo que la del país vecino, nos viene invadiendo desde hace mucho tiempo y de diversas formas, en un primer momento militar, posteriormente cultural, comercial e incluso durante los últimos 25 años, la industria cultural mexicana (Televisa, Canal 13, Ahora Tv Azteca), se ha visto “influenciada” por la Norteamérica. Si volvemos un poco en el pasado y desempolvamos la memoria, quien de nosotros no recuerda a ese grupo que tantas fans logro capturar, estoy hablando de los “New Kids on the Block” los recuerdan, supongo que también se acordaran de que a finales de los 80´s, en nuestro país surgen grupos como Magneto, que sería la versión pirata de sus homólogos americanos. Y asi sucesivamente, con el paso de los años, surgen una infinidad de seudo cantantes, grupos musicales, etc. ocasionando una transformación dentro de la industria del entretenimiento, actualmente estamos invadidos por centros de comida rápida “fast food” , los centros comerciales “Mall” y finalmente por los “supermarket”. Si no lo creen, pregúntense cuantos McDonald, Kentucky, Burguer King o Plaza Américas o centros comerciales de ese tipo,  y también, no dejemos fuera los Comercial Mexicana, Soriana, Wal-Mart, Gigante, Sears, Liverpool, etc. que existen  en cada uno de los estados y ciudades que tienen nuestro país. Por si esto no fuera poco, la televisión esta inundada de producciones norteamericanas, quien de ustedes no ha visto “the Simpson”, “Futurama”, “Smallville”, “Friends”, “Beberly Hills 90210”, “Grey’s anatomy”,”Desperate Housewives”, “Ghost whisper”. Han cubierto las pantallas de nuestros televisores por varios años. No tengo nada en contra de estas series televisivas, sólo las menciono, como una pieza de todo el conjunto, ya que para poder entender esta alerta de intervención militar por parte del ejercito norteamericano, es necesario entender, que ya esta ya se dio desde hace mucho tiempo. Y si esta noticia se llevara a cabo, únicamente sería un modo más en como los mexicanos estamos siendo nuevamente colonizados…

Juan Pablo Tepetla Juárez

 

 

Como si no fuese bastante extenso el historial de intervenciones que Estados Unidos ha realizado en diversas partes del mundo, “la causa principal” es la defensa de la libertad y la soberanía de las naciones. Acaso esto no es ridículo. Sólo por recordar cuales han sido los momentos y los lugares donde se han llevado a cabo estas violaciones a la integridad de los gobiernos, aquí les va la siguiente lista:

1775-1776: En Canadá [2] y en el Atlántico en el curso de la guerra de independencia de los Estados Unidos.

1798 a 1800: Quasi-guerra. Conflicto naval contra la Francia Revolucionaria. Mar de las Antillas y las costas del Atlántico. Acaba con el Tratado de Mortefontaine.

1801 a 1805: guerra los Estados Unidos de América-Trípoli (1801-1805) más conocida bajo el nombre de guerra beréber, Rey de Trípoli y sus aliados de Túnez y de Argel declaran la guerra a los Estados Unidos que no querían más pagar el tributo para el paso de sus embarcaciones.

1815: expedición naval contra la regencia de Argel, dirigida por el Comodoro Stephen Decatur, que fuerza a Rey Omar que firma un tratado que pone fin a los ataques de embarcaciones estadounidenses por los corsarios beréberes.

1846: Guerra México-Estadounidense, los Estados Unidos de América anexionan la mitad del territorio mexicano. Este territorio ahora es repartido en Estados: Texas, California, Nevada, Utah, Arizona, Nuevo México, y una parte de Colorado y Wyoming.

1852 a 1853: Argentina, los Marines (Soldados de infantería de marina) se instalan en Buenos Aires para proteger los intereses estadounidenses frente a una revolución.[[3]]

1853: Nicaragua, protección de los ciudadanos y de los intereses estadounidenses durante trastornos políticos.

1853 y 1854: Japón, el comodoro Matthew Perry obliga Japón a abrirse a Occidente con Convenio de Kanagawa en 1854. Isla Ryukyu e Isla Bonin. El contralmirante Perry utiliza la fuerza de disuasión de su flota naval hacia las autoridades de Naha, en la isla de Okinawa, que le concede la gestión de una concesión minera, las islas de Bonin, así como facilidades comerciales.

1854: Nicaragua, en represalias a una ofensa hecha al representante estadounidense en Nicaragua, destrucción de la ciudad de Greytown (San Juan del Norte).

1855: Uruguay

1859: China, protección de los intereses estadounidenses en Shangai.

1860: Angola, intervención con el fin de protegerle a los ciudadanos y de bienes estadounidenses en el momento de una rebelión indígena a Kissembo contra Portugal.

1865: Panamá, intervención con el fin de proteger ciudadanos e intereses estadounidenses durante el Incidente de la Tajad ade Sandía.

1893: Hawái, con el fin de proteger las vidas y los bienes de los Estados Unidos, la colocación de un gobierno provisional bajo la autoridad de Sanford D. Dole, anexión definitiva en 1898.

1894: Nicaragua, intervención en Bluefields con el fin de proteger los intereses de los Estados Unidos en respuesta a una revolución.

1898: Guerra Hispano-estadounidense, instalación, construcción de una base militar con como motivo la liberación de la tutela española. Los Estados Unidos imponen la posibilidad de inversiones financieras y un derecho de injerencia en los asuntos interiores del país.

1898: Puerto Rico, Hawái, Filipinas, Wake, y Guam.

1900: China, Boxer Rebellion.

1915: tropas de ocupación en Haití

1916: tropas de ocupación (actividad) en la República Dominicana.

1917: El presidente estadounidense Woodrow Wilson envió tropas a México encabezadas por el General "Black Jack" Pershing, el mismo que comandaría las fuerzas estadounidenses en la Primera Guerra Mundial para capturar al líder revolucionario Pancho Villa, la expedición fracasa.

1918: participación estadounidense en la Primera Guerra mundial

1926:Nicaragua

1941 a 1945: participación estadounidense en la Segunda Guerra Mundial, en Europa y en el Pacífico.

1945 y 1946: envío de tropas y bombardeos en China.

1946: Filipinas sostén del gobierno frente a una insurrección.

1947: Grecia sostén logístico militar del régimen colocado por el Reino Unido

1950 a 1953:Guerra de Corea, bombardeos en China.

1953: Irán: la CIA organiza un golpe de Estado.

1954: Guatemala, caída del gobierno de Jacobo Arbenz.

1958: bombardeos en Indonesia.

1960: bombardeos en Guatemala.

1961: Cuba, Invasión de Bahía de Cochinos

1958 a 1975: Guerra de Vietnam. Intervención en Laos, Vietnam del Norte y Camboya, invasión de Camboya.

1964: Panamá, En represalia por los Sucesos del 9 de Enero

1965:

  • Indonesia, Ayuda al gobierno en la represión de un complot prochino.
  • República Dominicana, Guerra Civil apoyada por la OEA, pese a que las fuerzas de intervención estadounidense fueron vasto mayor que las proporcionadas por la OEA (42,420 tropas estadounidenses);

alrededor de 3.000 muertos. Bombardeos en Perú. Plantilla:V

1967 a 1969: Guatemala, bombardeos.

1970: Omán, ayuda logística a Irán para oponerse a una insurrección a petición de este país.

1973: Chile, el militar Augusto Pinochet toma el poder en un Golpe de Estado apoyado por la CIA en contra del presidente socialista Salvador Allende.

1975 a 1999: Timor Oriental, sostén de la junta militar Indonesia luego de las fuerzas de la ONU para su independencia.

1980 a 1990: El Salvador, la ayuda militar al gobierno.

1980 a 1990: Nicaragua, Apoyo militar a los Contras para derrocar al Régimen Sandinista de Daniel Ortega.

1983: Líbano, Fuerza multinacional. Invasión de Granada.

1986: Libia, bombardeo de varias ciudades y bases militares.

1989: Filipinas, ayuda contra un golpe de Estado. Panamá, caída del general Manuel Noriega.

1991: Guerra del Golfo

1990-1991 (operación tormenta del desierto) en respuesta a una demanda de Kuwait (ocupado por Irak) en la ONU. Con sostén de la ONU y de varios países de OTAN.

1993-1994: Somalia, intervención militar de EE. UU. para sostener las operaciones de la ONU.

1994: Haití, intervención para instalar al Presidente elegido Jean-Bertrand Aristide

1995: Bosnia Herzegovina, sostén a fuerzas de la ONU / OTAN en el mismo lugar.

1998: Iraq, bombardeo.

1998: bombardeo de una fábrica de medicinas (sospecha de pertenecer a bin Laden en Sudán y de campos de entrenamiento terrorista en Afganistán.

1999: Yugoslavia El gobierno de Bill Clinton bombardeó a Serbia.

2001-2003: intervención en Afganistán en respuesta a los atentados del 11 de septiembre de 2001.

2002: Filipinas, en el marco de la ' guerra contra el terrorismo’. Con sostén del gobierno filipino.

2003: Guerra de Iraq, Invasión a Irak.

2004: Haití, los Estados Unidos, en una intervención militar y con la ayuda de Francia, deponen al presidente haitiano Jean-Bertrand Aristide del poder.

 

Operaciones Encubiertas, golpes, consejeros militares, etc.

1903: Colombia, apoyo a una rebelión, apuntando a la separación de la que se hará la república de Panamá con vistas a la construcción del Canal de Panamá.

1946 - 1949: Grecia. Apoyo logístico en la Guerra Civil Griega.

1964: Brasil. Colaboración con el Golpe de Estado.

1970 - 1973: Chile. Apoyo a la oposición al gobierno de Salvador Allende. Documentos desclasificados de la CIA pusieron en evidencia su apoyo a la oposición al gobierno de Allende desde los primeros días de su proclamación como presidente electo.

1975 - 1980. Sudamérica. Colaboración por parte de la Cía en los intentos de puesta en marcha de la Operación Cóndor.

1976: Argentina. Colaboración con el golpe de estado e implantación del régimen militar.

1981 - 1988: Nicaragua. Apoyo logístico y financiero a la oposición del régimen Sandinista.

1990-a la fecha 2009, Envía soldados al territorio mexicano con el pretexto de "ayudar y entrenar" soldados mexicanos contra insurgentes en Chiapas y el suroeste mexicano e influye en la política y decisiones internas del país.

 

Para mayor referencia consúltese:

  • Ward Churchill, the Justice of Roosting Chickens: Reflections on the Consequences of U.S. Imperial Arrogance and Criminality, AK Press, 2003
  • Bill Yenne,  Indian Wars: The Campaign for the American West, Westholme, 2005